Películas para el olvido, desperdicio de creatividad, el castigo ideal para los niños maldadosos, obras que el sólo exhibirlas atentan contra los derechos humanos, lo peor de lo peor, en SEPTICOOOOO ARTE:

Cuando dicen que el cine estadounidense muchas veces esta apoyado por el gobierno con fines propagandísticos, uno puede creerlo o simplemente otorgar esta aseveración al mito urbano.
Bueno, películas como “El Día de la Independencia” alejan dicha aseveración del mito, y la acercan a la verdad.
Pocas veces en la historia del cine se ha visto una película tan “American Dream” como esta, con un avión volando un F-16 y peleando codo a codo con los marcianos, un soldado de la NASA que representa todos esos valores que el país del norte nos trata de inculcar, y por sobre todas las cosas un discurso imperialista que llega a rozar lo patético (“Hoy no sólo será recordado como el 4 de julio de América, sino como el día del mundo”).
La película en si cuenta con unos efectos especiales fuera de serie, y lo digo en serio, pero tanto discurse proselitista no hace más que hacer sentir al espectador que no sólo se están burlando de él, sino que también se están riendo en su cara.
Pésimamente actuada (con excepción de Will Smith que los roles de comedia siempre le han quedado bien) esta película no tiene mucho que aportar, y la verdad nada que decir, constituyéndose en un bodrio de comienzo a fin, que sólo entretiene porque hace reir a carcajadas de lo básica que es.
Momentos rescatables, ninguno y lo digo en serio.

Año: 1996
Duración:145 minutos
País: Estados Unidos
Elenco: Bill Pullman, Will Smith, Jeff Goldblum, Vivica Fox, Randy Quaid
Dirección: Roland Emmerich
Censura: Mayores de 14 años
Calificación: Si estas enfermo en cama, llevas 3 días empotrado con esa gripe, y el aburrimiento te mata, sólo un consejo…NO LA VEAS!!! Te puede subir la fiebre.

Volver a la Página de Inicio>>>