En esta oportunidad llevaré hasta ustedes la afición típica de los niños de los 80’s o al menos mía… los álbumes coleccionables, en este caso particular el de los TRANSFORMERS, que es el que encontré en el interior de mi atestado closet, mientras buscaba las prometidas figuras de los SNIKs de la semana pasada. Bienvenidos a mi Rincón, yo soy el Shock.

Estos álbumes de láminas de colección eran una gran entretención para mi, sobre todo este que comparto con ustedes, el de los Transformers, dado que para mí fue el primero que junté en serio.
Este álbum tenía dos tipos de láminas: las que se pegaban con “Stickfix” (si ese amarillo con tapa naranja que hoy ya casi no se ocupa) y otras que eran autoadhesivas (de las cuales conservo unas cuantas). Ambos tipos de láminas venían en sobres de 5 que eran en papel roneo y con los logos de los dos bandos de la serie, los Autobots y los Decepticons, impresos como en serigrafía, y tan sólo al módico precio de 50 pesos, para que se hagan una idea corría el año 1986.
Como todos los álbumes coleccionables, si uno lo completaba había un premio, claro que en este caso era un simple póster de la serie y te daba derecho para entrar a “concursar” y ganar uno de los juguetes de la serie, que importaba Abramowicz (Hoy Hasbro).
En fin, la verdad es que las figuras de juguetes eran bastante caras, más de 3000 pesos de aquella época (acuérdense que los sobres valían $50), y en mi casa no me compraban nada sobre esa plata por lo que sólo me alcanzó para tener 3 figuras de y de personajes secundarios.
Afortunadamente un amigo mío tenía tantos que era como si fueran míos y así en interminables tardes de juego con las figuras y apostando láminas (¿Se acuerdan? Ponerlas en un montoncito y darlas vueltas con la mano) se nos pasaba el tiempo…ufff como han pasado los años.
Esa, la de apostar las laminitas, era una de las actividades frecuentes de todos los recreos del colegio, yo no sólo tenía decenas sino cientos de las de Transformers que a veces apostaba sólo por la típica lámina que “faltaba”, de hecho a mí faltaron sólo 2.
Revisando otras cosas del álbum mismo, curiosamente este no es de Salo sino de EDIALBUM Ltda.
Aún recuerdo como molestaba a mi papá para que me comprara los sobres, de hecho a veces me sorprendía con varios, era genial, ya que la historia que se contaba en el álbum no la había visto en la tele (de hecho creo que nunca se transmitió) y era muy entretenido ir armando esta trama.
Recuerdo las ansiosas esperas para que transmitieran la serie en las tardes. Creo que cuando recién los comenzaron a transmitir eran los Domingos dentro de Cachureos, luego los transmitían en la tarde como a las 4.
Afortunadamente he guardado, aunque ya han pasado casi 20 años, este y otros álbumes que compartiré más adelante, junto a otras cosas más con ustedes, desde este mi humilde rincón. El del Shock.

Volver a la Página de Inicio>>>