Esta semana, mientras buscaba las prometidas figuras de Snick las cuales no encontré donde se suponía que debían estar, hice un hallazgo, logré llegar a lo más profundo de mi repleto clóset y hallé en una caja blanca un montón de juguete y juegos de antaño, entre varias otras cosas, una bolsa donde estaban los otrora famosos GI’Joe. Por lo que continuando con la “serie” Superhéroes que comencé con los Transformers, los invito a recordar esos personajes. Yo soy el Shock, y este es mi rincón.

Corría el año 1986, y en el canal 7 todos los Domingo, dentro de Cachureos y luego en las tardes durante la semana transmitían las increíbles aventuras de un grupo de Supercomandos GI’Joe y sus antagonistas los Cobra.
Recuerdo que en el colegio todo el día dibujábamos los capítulos que veíamos. Pronto junto con ver la serie de TV, se comenzaron a publicitar las figuritas coleccionables, naves, bases, etc., todas referentes a la serie animada.
Mi familia, como ya he mencionado antes no tenía grandes ingresos, por lo que mis posibilidades de que tuviera una de las enormes naves como el famoso y ansiado “Cobraraven” no estaban definitivamente a mi alcance, afortunadamente un amigo mío los tenía casi, si no es que todos, los aviones de la serie. El Tomcat y el avión con alas inversas de los GI’Joe, y los aviones azules de 3 motores que tenían los Cobra, junto con mi favorito, el ya mencionado Cobraraven.
La mayor gracia de estas figuras para mí, era el hecho de ser completamente móviles (a diferencia de las de Star Wars que eran súper rígidas) claro que de tanto en tanto se rompía el elástico que sujetaba las articulaciones y hasta ahí llegaba la figura no más, aunque siempre como buen chileno los abríamos y los arreglábamos con un elástico de billetes.
Pasó más o menos 1 año y yo tenía unos cuantas figuras, pero no tenía una de las figuras más “grossas” de la serie: “el Ninja”.
En aquélla época mi padre tuvo la suerte de realizar un trabajo en el Norte entre Antofagasta e Iquique, por lo que le encargué encarecidamente la figura del Ninja. Cual sería mi sorpresa cuando volvió después de un mes y medio con la ansiada caja de este miembro de Cobra. También recibí de regalo algunas naves que aún conservo. Una es muy versátil, ya que permite dividirla en dos naves, un submarino y una especie de alas delta.


Era tal mi fanatismo por la serie que tengo guardadas hasta algunas cajas de las figuras, ya que si recuerdan bien al reverso de estas, venían las características del personajes, las cuales recorté y coloqué en un archivador que aún conservo casi 20 años después al igual que varios otros juguetes de antaño, revistas y varios que espero continuar compartiendo con ustedes desde acá, El Rincón del Shock.

Lo Prometido:

Volver a la Página de Inicio>>>