Películas para el olvido, desperdicio de creatividad, el castigo ideal para los niños maldadosos, obras que el sólo exhibirlas atentan contra los derechos humanos, lo peor de lo peor, en SEPTICOOOOO ARTE:

Hace unos años atrás cuando comenzó la manía de llevar los comics a la pantalla grande, nunca se respeto mucho el universo de la historieta, ni menos la génesis de los personajes en la cabeza de sus creadores (En este caso Bob Kane).
En ese contexto nos llega la cuarta entrega de Batman, dirigida por Joel Schumacher, y prostituida hasta generar jaquecas en los seguidores del superhéroe.
Nunca antes se vio un hombre murciélago tan amable y cálido como este, al punto de generar ternura en el espectador.
Nunca antes se vio una Batichica (Alicia Silverstone con serios kilos de sobrepeso) más fuera de contexto, con una variación absurda de su historia para efectos de guión.
Nunca los malos secundarios fueron tan protagónicos (Mr. Freeze), y los protagónicos tan secundarios (Bane).
Nunca una historia rozó tanto en lo absurdo como en esta entrega de la serie.
Un Mr. Freeze (Arnold Scharwzenneger) que después de quedar en estado de criogénesis permanente debido a un experimento fallido, decide junto a la ayuda de Poison Ivy (Uma Thurman) congelar ciudad gótica. Obviamente Batman, Robin, y su nuevo juguetito la batichica, llegarán para salvar el día.
A Dios gracias, hoy en día se ha podido hacer justicia a este género cinematográfico, gracias a las notables entregas de Spiderman y Batman Inicia (dirigida por Ang Lee y Chris Nolan), que salvo pequeñas licencias literarias, rescatan lo mejor del comic y lo plasman en la pantalla.
¿Por qué verla? Uma Thurman, siempre deliciosa.

Año: 1997
Duración: 125 minutos
País: Estados Unidos
Elenco: George Clooney, Alicia Silverstone, Uma Thurman, Arnold Scharwzenneger, Chirs O`Donnell
Dirección: Joel Schumacher
Censura: Todo Espectador
Calificación: Un Batifiasco.

Volver a la Página de Inicio>>>