Esta semana nos invade el espíritu navideño, y ante esto nuestro corazón se ha puesto blando y meloso. Por lo mismo, y aprovechando la bondad que irradia nuestro metaser, queremos aprovechar esta energía cósmica que nos transforma en seres de luces blanca, en SEPTICOOOOO ARTE (pero con espíritu de navidad):

5 años se demoró Peter Jackson en pararse frente a una cámara, 2 años se demoró en volver a exhibir una película en la pantalla ancha, más de 20 kilos bajó en el proceso. Bueno, ese tiempo de tragua valió la pena.
Después de la trilogía del Señor de los Anillos, puede que cualquier iniciativa haya corrido el serio riesgo de la comparación, bueno con King Kong, el director neocelandés no sólo mantiene el nivel, sino que se da el lujo de elevar el discurso.
Claro, porque el remake de esta cinta realizada en 1933 no es más que un discurso, un mensaje sobre la amistad, el amor, y por sobre todas las cosas una perversa alusión a la vida que nos muestra a la maldad, la inocencia, la cobardía y la pureza a través de distintas metáforas que pueden ser libremente interpretadas por el espectador.
Extraordinariamente bien actuada (con una mención especial a Jack Black como Carl Denham, un inescrupuloso pero simpático director caído en desgracia, y Naomi Watts como la angelical Ann Darrow la heroína de esta cinta), King Kong se separa sobre su antecesora (excluyendo la versión de los 70´s), por el marcado acento en la parte humana de los personajes, sus miedos, traumas, perversiones, y angustias, en fin, todo lo que lo hacen y sienten seres humanos.
La filmografía de la película es talvez su mayor acierto, una iluminación hermosa, tomas por minutos fumosas, una estética que nos sitúa perfectamente en los Estados Unidos de la depresión de los 20´, grandes efectos especiales hechos en función de la historia, una fotografía que roza la perfección máxima y una serie de secuencias homenaje a la cinta original que brillan por su estética y cercanía al primer proyecto de este gorilla gigante.
Si Peter Jackson se consagró con el Señor de los Anillos, con esta cinta confirmó todo lo que ya se sabe de él.
¿Por qué verla? Porque emociona, enternece, y golpea.

Año: 2005
Duración:187 minutos
País: Estados Unidos, Nueva Zelanda
Elenco: Naomi Watts, Adrian Brody, Jack Black, Andy Serkis
Dirección: Peter Jackson
Censura: Mayores de 18 años
Calificación: Muy Buena, veanla.

Volver a la Página de Inicio>>>