Se ha puesto violenta la campaña ahora en segunda vuelta. Fuerte por decir lo menos. Acusaciones cruzadas, dedos apuntando, miradas cargadas de electricidad.
El candidato A compra votos, el B esconde la mano con la acusación. El candidato B reparte panfletos en la navidad de los niños, el A pone el grito en cielo.
Se propone un proyecto de ley vital para nuestra democracia con sentidos electorales, la oposición no se pronuncia y todo queda en nada.
¿Es esta la política que queremos?
La verdad en este minuto no existe la política en Chile. Lo que tenemos es politiquería. Es decir una serie de personajes que hacen lo necesario con tal de acallar sus ansias de poder. Acá no interesa construir, aportar, hacer algo mejor, la idea es bajar al rival de turno, callar al “enemigo”. ¿Será posible?
No quiero hacer un juicio de valor acá, menos entrar a ese terreno de juzgar a potenciales futuros presidentes, que la verdad no sabemos como lo harán en La Moneda, hay que ser justos, no podemos caer en eso.
Pero si hay algo claro, como candidatos presidenciales son a decir lo menos, y usando ese chilenismo tan típico nuestro, muy pencas.
Si la verdad no hay que pedir mucho. Es simple, lo que se espera de dos personas que aspiran a algo tan serio como ocupar por cuatro años el sillón de O`Higgins, es en pocas palabras, que hagan un debate constructivo.
Creo que en minutos cuando existe un país claramente disconforme y molesto, en momentos cuando los porcentajes de abstención son históricos, en tiempos cuando la gente esta exigiendo cambios, es sólo eso lo que se pide, un buen debate, buenas propuestas, no peleas infantiles, ni calificaciones pueriles.
No quiero ser apocalíptico, pero siento que como sociedad hemos tocado fondo, ya nos cansamos de ver como no queda nada para nosotros, como abusan de nuestra confianza, y como se farrean nuestro dinero.
Ya no nos pasan goles con índices macroeconómicos, TLC`s para unos pocos, ni rentas per cápita basadas en lo que gana un 10% de la población. No, queremos un cambio, y lo queremos ya, pero que tenemos a cambio, a una manda de infantes discutiendo de estupideces varias como si el debate se hace en la casa de un candidato, o si expulsan o no a militantes de partidos que apoyen al contrincante de turno. Vemos como se pelean por como se financia una campaña, mientras se pagan multas por campañas ilegales con fondos nuestros. ¿Es lógico?
La verdad no me interesa quien gane ya, tengo a un predilecto como menos malo, pero me da lo mismo quien salga presidente, ya que el nivel ha sido tan paupérrimo que no se que esperar, y lo único que quiero es que tal como hace 6 años, alguien nos tapo la boca a todos, el o la elegida puedan hacer. Espero que quien nos dirija en los próximos 4 años pueda llevar a cabo lo único que esperamos, un buen golpe de timón. No es mucho pedir.
De no darse las cosas así, todo se pone feo, y cuando le gente se cansa, se revela. Esperamos no llegar a esto, mientras tanto, esperamos sentados, mientras estos miran la paja en el ojo ajeno, y se sacan la suerte entre gitanos.

Volver a la Página de Inicio>>>