Películas para el olvido, desperdicio de creatividad, el castigo ideal para los niños maldadosos, obras que el sólo exhibirlas atentan contra los derechos humanos, lo peor de lo peor, en SEPTICOOOOO ARTE:

Después de 4 entregas, que rozaron lo brillante (la primera), a lo emocionante (la cuarta), a lo claramente mediocre (la tercera), obviamente que era cosa de tiempo antes que saliera la quinta versión de una de las franquicias más exitosas del cine estadounidense. Ahora, nadie pensó que el resultado sería tan patentemente malo.
Rocky Balboa, The Italian Stallion, vuelve de Moscú después de pelear con Drago, y se encuentra con una realidad distinta a la que dejó. Su contador le robó los vienes, y los golpes recibidos en la madre de todas las batallas lo dejaron con un serio daño cerebral (si, más aun). Con este escenario, debe abandonar los cuadriláteros de forma activa, y dedicarse a preparar a nuevos boxeadores.
Así es como conoce a Tommy Gunn, un talentoso boxeador amateur que será para el personaje interpretado por Sly, una nueva oportunidad de recuperar el éxito logrado.
La película es mala, llena de personajes clichés (fíjense en el representante de Tommy), no hace más que desvirtuar la figura de una de los héroes más emblemáticos de la historia del cine, y lo baja a niveles que rozan la lástima.
A su vez, sabiendo que en esta cinta abundan los diálogos por sobre la secuencias de acción, la clara incapacidad de Stallone para actuar queda cada vez más en evidencia.
¿Por qué verla? Bueno, ya que quieren hacer la sexta parte, nunca es malo ponerse al día con la historia.

Año: 1990
Duración:104 minutos
País: Estados Unidos
Elenco: Sylvester Stallone, Sage Stallone, Tala Shire, Burt Young
Dirección: John G. Avildsen
Censura: Mayores de 14 años
Calificación: Ufff…Descalificada por mala

Volver a la Página de Inicio>>>

Anuncios