Estimados, antes de llevarlos al pasado, quiero agradecerles por la infinita paciencia en esperarme en el asado del Sábado pasado, además de agradecer al Chere y la asistencia de todos, estuvo muy bueno y lo pasé genial. Muchas gracias. Yo soy el Shock, y este es mi rincón.

Ahora entrando en materia, lo que les presentaré a ustedes es uno de los furores de fines de los ‘80s, y lo encontré en mi cajón del escritorio, en el cual guardo tanto cachureo como me permita para poder cerrarlo después. Y ahí estaba al fondo una cajita con uno de los famosos “Juegos Electrónicos”, al menos así se les decía en esa época.


Corría el año 1984 ó 85 no recuerdo bien la verdad y varios de mis amigos tenían estos juegos, por lo que obviamente hinchaba a mi viejo para que me los comprara. Pero el valor para aquellos años era algo alto, y eso si que lo recuerdo bien valía $ 4.500 pesos en una tienda del Apumanque.
Un día mi viejo ya chato que lo molestara y como regalo creo que de Navidad me lo compró.
Yo me envicié con el cuento. Lo llevaba a todos lados hacíamos competencias con mis compañeros era genial.
El Juego en cuestión para variar era CASIO, como casi todas las cosas de “entretenimiento Electrónico” de esos años. ¿Recuerdan los relojes, con luces, con súper alarma, con radio, etc?
El juego en si consistía en un artillero antiaéreo que tenía 3 posiciones de ataque, 2 cañones y una bazuca.
Se debía derribar unos aviones y helicópteros, con la ayuda de un botón que era un pequeño tanque que derribaba a las naves ya mencionadas y en su fase final de ataque a una especie de torre de control al medio de la pantalla.
Como todos estos juegos tenía 3 vidas y un contador electrónico que dependiendo de la zona de derribo avanzaba de a 20 o 30 puntos, incluso yo en el interior de la caja colocaba los “record” que iba logrando creo que llegué como hasta 6500 o 7000 puntos.


De hecho me ha sorprendido que después de casi 20 años ¡¡¡Todavía funciona!!! ¡¡¡Y no le he cambiado la pila!!! Es increíble, así que me puse a jugar mientras escribía estas líneas, y me quedé pegado como 30 minutos, con El Chere obviamente mal genio por mi ya habitual demora de entrega (es malas pulgas mi compadre y con lo de la página, más).
Que recuerdos ha sido increíble, esos años de colegio y tardes libres para hacer de todo.
Estos “Juegos Electrónicos” hoy en día llamados “Gameboy” son también junto a otros juguetes clásicos de los años ochenta.
Me despido esperando haberlos hecho “retroceder en el tiempo y desempolvar algunos recuerdos en los pasillos de su memoria”, desde de mi Rincón, el del Shock.

Volver a la Página de Inicio>>>