Estimados, el otro día escuché Thunder…thunder…thundercats ohhhhhhhh en algún lugar que no recuerdo, lo que me llevo a querer adentrarlos en el viejo juego, de la colección de lo álbumes de lo ‘80s y en este caso particular el de los Thundercats que era auspiciado por nada menos que Coca cola. Yo soy el Shock, y este es mi rincón.

Este álbum para variar lo encontré en mi clóset junto a otros álbumes que pretendo presentarles pronto en este rincón.


Este álbum funcionaba con el clásico de “colecciona tantas tapitas y canjéalas en el punto de canje más cercano a tu casa” y que al menos en esos años era para mi era en la esquina de mi casa, en la Botillería “Gatito” aún me recuerdo, que terrible!!!
Para este caso debía ser simplemente una tapita que dijera “Vale por un Álbum” y listo, sin plata ni nada. Con respecto a las láminas se canjeaban con una tapa que dijera “Vale Sobre” y se canjeaban 1 solo sobre con 3 láminas.
Aquel era el procedimiento para juntar las 144 láminas que contenía este álbum que al menos en mi caso no estuve ni cerca de terminarlo, debo ser honesto.
Al verlo y recorrer sus páginas que son algo mejor que el papel roneo, con impresión a 2 colores, se denota lo sencillos que eran, sin embargo a nosotros nos parecían lo máximo sobre todo el tema de los interminables juegos de láminas que levantábamos con la mano. Ya se que lo mencioné antes, pero creo que es un referente que no se debe dejar pasar.



Ahora siendo objetivo creo que la serie era genial y que su respectivo álbum no le hizo suficiente juicio a lo bien lograda de la serie de TV.
De todos modos yo lo junté y es un referente hasta hoy de lo que veíamos y nos entretenía en esa época tan distinta a ahora, basta ver la forma casi inocente de canjear los sobres con láminas o el mismo álbum, de hecho leí el premio y era un simple Poster, y que luego te daba derecho a entrar en un concurso para ganarse una de tres bici-cross Oxford, un Atari 800 XL y las figuras de la serie, que creo que eran las más preciadas.


Estos “Álbums” que hoy en día están en franca extinción, son parte de lo que podríamos llamar la cultura ochentera, o al menos eso creo yo.
Me despido de ustedes desde mi Rincón, el del Shock.

Volver a la Página de Inicio>>>

Anuncios