Películas para el olvido, desperdicio de creatividad, el castigo ideal para los niños maldadosos, obras que el sólo exhibirlas atentan contra los derechos humanos, lo peor de lo peor, en SEPTICOOOOO ARTE:

De un tiempo a esta parte, nuestro querido Arnold no ha sacado ni una sola película buena, es como si con Terminator 2 se le hubiera acabado la magia argumental de muchas de sus películas de acción.
Bueno, “El Día del Juicio” es tal vez uno de los mejores ejemplos de esta premisa.
Situada ad portas del año 2000, con toda la carga de superstición que esto implica, esta película usa como argumento principal la venida del mismo Diablo con el fin de dar a luz al Anticristo y desatar el Apocalipsis embarazando a la virginal Christine York (La exquisita Robin Tunney).
Bueno, así es como se interpone en el camino a Jericho Cane (el mismísimo Arnold), un policía desilusionado de la vida y sin fe en Dios, luego de la muerte de su familia a manos de un asesino.
El resto todo lo visto, malas actuaciones, un desarrollo predecible, parlamentos llenos de clichés y la eterna pelea entre el bien y el mal.
Para poner en un bronce, la frase de Scharzenegger: “God give me the strenght”. El resto, todo desechable,
¿Por qué verla? Gabriel Byrne en el papel del coludo es notable.

Año: 1999
Duración:121 minutos
País: Estados Unidos
Elenco: Arnold Schwarzenegger, Gabriel Byrne, Robin Tunney
Dirección: Peter Hyams
Censura: Mayores de 14 años
Calificación: Sólo a Pedro Carrasco le puede gustar.

Volver a la Página de Inicio>>>