Pueden ser de por si vergonzosos o sino molestos, pero estos son a mi juicio los momentos que nunca deberían llegar:

10. Benditos ascensores: Un ascensor lleno, miradas tensas, gestos de desagrado, no te pudiste aguantar. Sólo te salva esa sensación de anonimato. Puede existir algo peor.
9. Intromisión Inesperada: Ya sea haciendo justicia por tus propias manos, o en un apasionado momento de lujuria con tu novia, las intromisiones nunca son bienvenidas, y lamentablemente el 99% de las veces el que llega es un familiar.
8. ¿Mentiroso Yo?: Existirá algo más desagradable que te descubran mintiendo deliberadamente. Esa sensación de sentirse acorralado. Sin lugar a donde ir…mmhhh no se.
7. Esos amigos de los abuelos: “¡¡¡Te tuve en mis brazos!!!” “¡¡¡Te conocí en pañales!!!” “¡¡¡Que grande estas, y yo que te conocí cuando chiquitito!!!” y uno mira con la más estúpida de la sonrisas, preguntándose quien mierda es esta señora, no la conoces, y hasta te olió los mojones.
6. La Primera caña: Ufffffff…la mía fue con cerveza, me duele la cabeza sólo acordarme. Aparte las primeras curaderas siempre son con papelón incluido. Te vomitas entero, despiertas lástima. No, no puede ser discreta la mona…tienen que ser con alevosía.
5. Entrar en confianza con la polola: Estar recién pololeando, acurrucados en un sillón viendo tele o dándose besitos, y la tripa te juega una mala pasada. ¡¿Qué hago?! Se rió tu mujer…entramos en confianza y a partir de hoy si que te va a escuchar tronar…¡¡¡noooo!!!…te retó…mejor guardate esos exabruptos para cuando no esta ella, si no lo vas a pasar mal.
4. Tu colección de revistas pornos al descubierto: A los 13 años quién no las tiene. Que te las pille tu mamá, Uffff….lo peor que te puede pasar. Esa conversación sobre el respeto al cuerpo y a las mujeres, sobre lo que es o no normal…mejor evitarla…total no es ningún pecado tener colección de porno, es parte del proceso.
3. ¿Qué ha sido de tu vida en todo este tiempo?: Que horror caminando por la calle, y te encuentras con ese alguien que no vez hace años. ¿Qué ha sido de tu vida?…no…es lo peor que te pueden preguntar…que se cree ese imbécil, que en 5 minutos le vas a resumir todo lo que te ha pasado…no….hay cosas más inteligentes que decir en ese momento.
2. Conocer a los Suegros: Pocas cosas pueden llegar a ser tan incomodas, en mi caso algunas veces he rozado lo patético (como cuando di vuelta una fuente de champiñones en la cocina de mi ex polola..sólo por tratar de ayudar); todo es forzado…uno ahí callado, y no es que sean mala onda contigo, simplemente no te conocen, y te ven como ese energúmeno que les quiere desflorar a la niñita, o esa suelta que lo único que quiere es despeinar al niño adorado…sea como sea…siempre es difícil.
1. No alcanzar a llegar: Esos retorcijones…comienzas a transpirar…te baja la temperatura del cuerpo…sientes que te vas a desmayar…te vas auto animando….vamos falta poco..quedan 3 cuadras…no vas a alcanzar..de repente sientes húmedo por atrás…¿Quién no se ha cagado nunca?…creo que este es el número 1 de los momentos que ojalá nunca llegaran.

Volver a la Página de Inicio>>>

Anuncios