En este espacio abrimos esta página para que todos ustedes puedan expresarse a través de artículos de interés que quieran enviar.
¿Como hacerlo? Enviando tus artículos a editor@irreverencia.cl , poniendo tu nombre y una pequeña introducción de tu persona. Si quieren enviar una foto también son bienvenidos.
La idea, desplegar toda la capacidad corrosiva que tengan, y así ponerla al servicio de sus pares, con el fin de ser publicados.
Saludos,
El Chere y El Shock

Y los dejamos con nuestro primer N.N…

Nacido en una acomodada familia del sector alto de la capital, Fernando, ha pasado la mayor parte del tiempo viviendo codo a codo con su hermano mellizo Carlos.
Mientras su hermano nació con el don de la inteligencia, Fernando nació…bueno, nació sanito.
Condenado a ser siempre el segundón de la familia, hecho que se ha visto manifestado en una serie de discriminaciones en su contra, Fernando vino en nuestra búsqueda con la determinación de cambiar su rumbo en la vida, ser alguien de quien sus padres se enorgullezcan, y así talvez superar de una vez por todas la enorme sombra de su hermano.
Con 29 años de edad, representando a la comuna de Las Condes, y con el anhelo de dejar el anonimato para siempre, dejo con ustedes a nuestro primer N.N: FERNANDO CASASBELLAS!!!

La búsqueda de la felicidad

Pese a que en el colegio nunca fui un amante de las matemáticas, irónicamente me veo en la necesidad de hacer un pequeño ejercicio para hacer mi entrega a las letras. Nuestra mortalidad nos define. Si calculamos que en promedio estamos llegando a los 75 años aproximadamente, y que muchos ya hemos culminado 1/3 de esta pequeña aventura por el mundo terrenal que llamamos “vida”, uno empieza a analizar ciertas situaciones. Dentro de estas miradas al interior, inevitablemente llegamos a la gran pregunta que todos nos hacemos en algún momento. “¿Soy Feliz?”
Para mi, hace rato que la vida es una permanente búsqueda de la felicidad, y no porque no la tenga, sino porque sencillamente yo pienso que no tiene sentido hacer otra cosa en la vida que no sea perseguir la felicidad. Esta búsqueda nos lleva a viajes internos, profundos, que muchas veces están relacionados con estar en paz con uno mismo. También nos lleva a la otra mitad necesaria, nuestro complemento externo, llámese pareja, hijos, familia, amigos, mascotas, compañeros, trabajo etc. ¿Qué mejor cosa que estar en la casa rodeado de seres que te iluminen? Por lo mismo yo no salgo.
La felicidad es un concepto mucho más profundo de estabilidad, seguridad, y esperanza. Se tiende a confundirlo fácilmente con el bienestar. La felicidad no es la falta de problemas o la ausencia de dificultades. ¿Se puede ser feliz en medio de una tormenta? Sí, porque la felicidad no es algo que esté necesariamente fuera de nosotros. El primer sitio donde debemos encontrarla es en nuestro interior. Es muy difícil ser feliz con una actitud de resentimiento o de enojo hacia la vida. Tampoco se puede ser feliz si depositamos nuestro corazón en cosas materiales o en las personas equivocadas. El vivir de manera continua un conjunto de valores nos brinda la estabilidad necesaria para sentirnos completos. La felicidad tiene mucho que ver con el vacío o plenitud de nuestras vidas en su sentido más profundo. Debido a ello, yo me auto exploro constantemente buscando en mis rincones manchas de felicidad que llenen mi ser.
Hoy en día es mucho más fácil encerrarse en uno mismo. que abrirse y entregarse a los demás. Nuestros problemas son mas importantes que los de la persona de al lado. No me refiero a que todos seamos el Padre Hurtado, aunque yo creo que todos somos un poco como él, aunque con diferentes matices. Yo por lo menos, me inspiro en él a diario, busco mi camino hacia la perfección siguiendo su sacro ejemplo.
Volviendo a mi calculo de vida inicial, hago un dramático llamado: La vida es muy corta y no sabemos que nos depara el “más allá”, por lo que aprovechemos al máximo esta oportunidad que se nos dio para vivir y ser felices. Por alguna razón misteriosa coincidimos en el tiempo con un grupo de personas que conforman parte de nuestra vida. Saquemos el máximo provecho a nuestra familia, amigos, pareja, etc. Yo sin lugar a dudas dedico mi existencia al bienestar de ellos.
No perdamos el tiempo en peleas banales o en, para lo que somos especialistas, ahogarnos en un vaso de agua, que muchas veces ni siquiera tiene líquido. Saludemos al vecino aunque sea una vez al año, cuidemos y amemos a nuestros seres queridos, hagámosle cariño dándole alimento a un pobre perro en la calle. No dejemos que se nos pase el tiempo, lenta pero inexorablemente, y a las manijas del reloj no se les pude echar atrás, y cada vez avanza mas rápido. Yo me preocupo de no pelear, si alguien golpea mi mejilla, con gusto pongo la otra, y así sucesivamente.
¿Sabían qué cada vez que una persona ríe, se estimulan unas hormonas llamadas endorfinas, conocidas también como “hormonas de la felicidad”? Son en realidad, neurotransmisores que son producidos por la glándula pituitaria y son los responsables de las sensaciones satisfactorias, ya que combaten el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas. Muchas veces los problemas más difíciles o las peleas más grandes se alivian con algo tan sencillo y simple como una sonrisa. Yo ejercito esos músculos a diario.
Para finalizar, ¿Estaría feliz si me regalaran un auto último modelo? Probablemente si, pero estoy seguro que sería mucho mas feliz si en el vinieran mis seres queridos a compartir el tiempo, quizás el bien mas preciado que tenemos.
Nunca dejemos de reír, nunca dejemos de soñar, y nunca dejemos de ser felices. Yo lo hago y mi vida es plena.

Fernando Alejandro Casasbellas García. Una persona simplemente feliz.

Volver a la Página de Inicio>>>