Se nos va el 2005, extraño año. Convulsionado, oscuro, lleno de momentos impactantes. La verdad se me hace difícil conciliar el año global, con el personal.
¿Año Nuevo, Vida Nueva? Espero que en mi caso no. Claro, para mi fue un año extraordinario. Encontré ese equilibrio que me faltaba hace tiempo, comencé este proyecto que ya me llena de satisfacciones, me caí mucho y siempre aprendí de esas caídas, no me puedo quejar.
El año global estuvo marcado por la tragedia y la desesperanza. Entre huracanes, tormentas blancas y tsunamis aprendimos lo poca cosa que somos frente a la natura.
Los atentados y las guerras nos abren los ojos de cómo el bien personal de unos, están por sobre el bien grupal de todos.
Mientras todo está estancado en nuestro país, pedimos con angustia cambios de fondo a un modelo que nos está llevando a un pozo sin fondo.
Ni el fútbol nos dio satisfacciones, aunque hubo uno que otro equipo que despunto de la mediocridad que nos agobia.
Una luz de esperanza nos dice que la justicia en este país todavía puede ser algo para creer en y que no perdona ni a ex presidentes, ni senadores.
Una muerte nos enseña el sentido de la fe.
¿Qué más puedo decirles de esta año?
Tal vez por un exceso de pretensión de parte mía, formulo interrogantes para el próximo año, preguntas con nombre y apellido que el niño que llevo adentro se ilusiona con que sean respondidas, pero en mi fuero interno se que nunca ocurrirá.
Se las dejo:

A Ricardo Lagos: Presidente, considerando que dentro de todo el suyo fue un gobierno bastante aceptable, ¿Qué le puede decir a aquellos que prometió hace 6 años “Crecer con Igualdad”?

A Sebastián Piñera y Michelle Bachelet: ¿Se dan cuenta que aquel de ustedes se haga del sillón de La Moneda, no será el mejor, sino la opción menos mala? ¿Qué piensan hacer al respecto?

A George Bush: Tomando en cuenta que durante este año sus decisiones costaron vidas dentro y fuera de Estados Unidos, a gente de su país y a ciudadanos del mundo. ¿Qué piensa decirle al mundo este 31 de diciembre?

A Osama: ¿Es muy difícil entender que la solución de sus problemas no pasan por matar a miles de personas, sino más bien a una sola?

A los dueños de los medios de comunicación chilenos: ¿Cuándo llegará el día que el principio de la libertad de informar, no se vea limitado con la frase “Con el alto auspicio de…”?

A Gunther: ¿Cómo has hecho para tener tantos votos en Atina si no te lee nadie?

A Mauricio Israel: ¿Ha considerado que sus intervenciones nos desprestigian como gremio? ¿Será mucho pedir que te vayas en misiones de paz y no vuelvas más?

A Reinaldo Sánchez: ¿Qué tiene que pasar para que al fútbol lo dirija el Señor Corales y no los payasos?

A nuestros empresarios: ¿Este año se seguirán conformando con repartirse el 80% de los ingresos país o pensaran ya en el resto satisfechos por lo recaudado?

A las grandes potencias: ¿Tendrán que esperar que caiga nieve en el Sahara para que se den cuenta que al planeta lo están matando?

Al Papa Benedicto XVI: ¿Será el 2006 el año que la Iglesia Católica empiece a experimentar los cambios que la sociedad le pide hace décadas?

A los editores que me leen, citan y escriben: ¿Qué están esperando para llamar a este humilde periodista?

Bueno, eso sería, Feliz Año Nuevo a todos y un 2006 lleno de éxito (Del verdadero eso si, no de ese que nos venden en los medios)!!!

Volver a la Página de Inicio>>>

Anuncios