Esta semana, mientras intentaba ordenar el caos de closet que tengo, apareció entre unos apuntes de la Universidad una revista que me atrevería a decir corresponde a la categoría de “reliquia de culto” dado los años que tiene y lo famosa que fue la serie en su tiempo. Me refiero a “Oreja Pestaña y Ceja”, sí, la mismísima, la revista. Esperando que ningún “Bolsa de Caca” ensucie mi trabajo esta semana, yo soy el Shock y este es mi rincón.

En Chile recién nos estábamos recuperando del Terremoto que nos azotó en Marzo del 85, cuando se transmitía los Domingo en la mañana este ya clásico programa de TV en el Canal 13. Como todo producto de este medio tenía su versión en Revista.
La revista tenía un valor ahora irrisorio de $130 pesos, pero que en esos años era bastante plata… ¿alguien se acuerda de los billetes de 100 pesos?
En fin la revista tenía una enorme cantidad de secciones y subsecciones las cuales iban de acuerdo a lo que se transmitía en el programa de TV, en cual aparecían los actores Cristián Campos, Roberto Poblete y por supuesto…el Loro Badulaque.

El contenido lo eran tanto juegos de ingenio, como consejos para estudiar, preguntas, datos del Club Oreja, Pestaña y Ceja, ramas de literatura que hacían que uno escribiera temas con ciertas directrices a fin de aprender redacción, ramas de fotografía en la cual se enseñaban los fundamentos de la captura de imágenes y el revelado; una rama de computación donde se daban datos de cómo animar en LOGOSB (¿Alguien lo usó?…el de la tortuguita); el Comic “Ciudad Huelen” con la idea de colorear la historia que te presentaban, “Panorama Grosso” algo así como todo lo entretenido y sano para hacer en un fin de semana; juegos basados en los de la TV, sección Correspondencia (o sea, las cartas sobre la mesa) y he dejado para el final la que a mí más me gustaba “Inventa Buen Inventor”.

En esta gran sección se te daban las instrucciones para hacer con tus propias manos cosas como un teléfono de aire, una cámara fotográfica con una caja de zapatos, o un súper-imán. De hecho yo inventaba cosas todo el tiempo, alarmas con imanes, trenes con poleas, y hasta autos de carreras las cuales alguna vez hicimos correr en la plaza de la esquina…Ufff que tiempos aquellos, de hecho creo que en algún lugar tengo aquel auto.

Esta revista fue un hito en lo que respecta a las producciones infantiles, creo que hoy en día con el Internet y los avances es algo aburrida para los niños, pero tengo por seguro que para nosotros que vivimos esos años, era lo máximo, tanto el programa como la Revista.
De hecho a pesar de los 20 años que han pasado aún está impecable este ejemplar, ni siquiera se ha desteñido. Haciendo una mirada al pasado creo que inconscientemente me influyó todo este mundo de inventar y desarrollar cosas en la selección final de mi carrera profesional, el diseño gráfico.
Espero sinceramente haber hecho recordar bellos tiempos a cada uno de ustedes para continuar compartiendo con ustedes desde acá, El Rincón del Shock.

Volver a la Página de Inicio>>>