Películas para el olvido, desperdicio de creatividad, el castigo ideal para los niños maldadosos, obras que el sólo exhibirlas atentan contra los derechos humanos, lo peor de lo peor, en SEPTICOOOOO ARTE:

Hace un tiempo comentamos el bodrio de terror “Freddy vs Jason”, bueno siguiendo esa misma tendencia, en el año 2004 salió a la pantalla grande una nueva fusión de franquicias. Esta vez una centrada en los dos íconos de la ciencia ficción.
¿Qué es lo que hace “Alien vs Predator” una soberana porquería? Exactamente lo mismo que hizo de “Freddy vs Jasón” una soberana mierda, el tratar de explicar las raíces de personajes que su principal atractivo radica en el halo de misterio que los rodea.
A grandes rasgos, un empresario que resulta ser el mismísimo Bishop de la saga de Alien, paga una expedición que busca descubrir el origen de los aliens en la tierra.
Con el correr de la película se va descubriendo que los aliens no son más que el objeto de un deporte de caza que tiene como captores a los mismísimos predators. O sea, en una línea, una imbecilidad de tomo y lomo.
¿Cómo calificar esta cinta? Como un cúmulo de clichés que se juntan con la única finalidad de crear una historia predecible y que por momentos insulta la inteligencia del espectador.
¿Por qué verla? Para verla en DVD en la casa, se podría decir que pasa.

Año: 2004
Duración:108 minutos
País: Estados Unidos
Elenco: Sanaa Lathan, Lance Henriksen
Dirección: Paul W.S Anderson
Censura: Mayores de 14 años
Calificación: Monstruosa

Volver a la Página de Inicio>>>