Estimados amigos, a contar de este artículo comenzaré a llevarlos a los rincones más oscuros y polvorientos de mi mente, es decir mi memoria que aunque algo apolillada tiene material para rato. Yo soy el Shock y este es mi rincón…mental.


En esta oportunidad recordaré uno de los pasajes que aún sin comprender muy bien de que se trataba, cambió el destino de nuestro país, me refiero al plebiscito del 5 de Octubre de 1988; en aquellos años yo tenía algo más de 10 años, mi familia de clase media, era bastante apolítica, por lo que mis nociones de lo que iba ocurrir en ese día de Octubre eran bastante pocas, sin embargo hay hechos que si recuerdo con claridad y que ahora con la edad que tengo he logrado comprender y conocer.
El tema central de todo aquello eran unas alternativas algo confusas para un niño que era ajeno a todo lo que implicaba el régimen militar, por lo que sólo entendía que eran 2: el no y el si, cada una de las cuales apoyaban a bandos casi tan opuestos como los dibujos animados de la época, GI JOE y COBRA.
Una de las cosas que más recuerdo era la franja política con el pegote slogan de “Vamos a decir que no ooooo..” o los gestos de la campaña del Sí, como haciendo dedo a un auto con el pulgar hacia arriba (no me acuerdo cual era el slogan del Sí).
Lo otro que me acuerdo era la propaganda política en forma de los llamados “panfletos” con que se “adornaba” la ciudad de Santiago de tanto en tanto, al igual que los “murales” que eran bastante arcaicos y sólo decían Si en tricolor o NO con el arco iris atrás (al menos esos son los tipos que vi yo). De hecho frente a mi ventana de mi departamento pintaron dos Sí gigantes, pero en la misma calle o sea donde pasan los autos los cuales aparecieron unos pocos días antes del plebiscito y quedaron hasta casi un año después marcados.Otros hechos anexos a ello eran los llamados cacerolazos, los apagones y alguna que otra balacera en las cercanías de mi casa, además del toque de queda y los “boches” como los llamaba mi papá (boches = protestas).
Ese día en particular y considerando la novedad de todo este asunto de “votación”, me dediqué a ver todos y cada uno de los cómputos por la tele, de hecho aún en alguna parte que no pude recordar tengo esos papeles en que anoté todos los datos para llevar una “estadística” de recuerdo de ese momento tan trascendental, según decían todos.
Bueno finalmente ya todos conocemos el resultado de aquel plebiscito; en todo caso hago hincapié que esta es la visión que tuve en ese momento, es decir la de un niño de unos 12 años y totalmente ajeno a todo eso.
Este es mi rincón con un nuevo estilo editorial que espero les agrade, saludos desde aquí mi rincón, el del SHOCK.

Volver a la Página de Inicio>>>