Un Chileno al otro lado del mundo, una cultura distinta, un mundo distinto, y miles de cosas que contar, eso y mucho mas en…Crónicas de un Chileno Perdido en China

Siguen pasando acá los días en Shangai, y tengo demasiado que estudiar, más que la cresta, he salido poco, me conecto poco, y para cagarla, no puedo ver blogger desde acá (supongo que es una página no autorizada por el gobierno), por lo que he sabido de mi primer artículo, son todas informaciones que me han dado por mail.

Bueno, tal como les contaba la vez pasada sobre el chino cochino, y lo verdadera que resulta esa frase, hoy entraré un poco más en detalle.
Claro, puede que para estos locos sea normal, pero si hay algo que me llama la atención, y que por lo menos para nuestra cultura no es nada de normal son los baños.
Me explico, una cosa es entrar a los baños y encontrarse con la talla que por lo general estos tipos no le achuntan a la taza y eso ya da asco, en serio ni para baño de estadio, baño que entras todo meado.
Ahora, otra cosa son los baños que usan, olvídense de los W.C, olvídense de los urinales, en la mayoría de las partes no existen. Lo que si hay son estas “maravillas” que pueden ver en la foto que yo todavía no tengo el “privilegio” de usar (y espero no tener que usar nunca).

A Dios gracias, baños occidentales hay, pocos, pero hay.
Pues bien, estos baños son los que se conocen en los campos como letrinas. Un hoyo en el piso que se llena con cal y ahí haces lo que nadie puede hacer por ti.
Ahora, con la occidentalización que ha tenido China, ustedes pueden ver una suerte de letrina más moderna, con baldosa, estanque de agua, pero letrina al fin y al cabo.
Me imagino que con este maravillosos sistema la musculatura de los chinos debe ser increíble, o sea, estar sentado en el aire ahí su buen rato sin que las piernas tiriten debe ser todo un ejercicio. ¿Cómo será cuando están enfermos de la guata?
Otra cosa, llevo más de un mes acá y todavía no encuentro desodorante, parece que no existe. Mi amigo chileno encontró uno a precio de oro, a mi todavía me queda del mío, pero no se por cuanto tiempo, y la dura que no he podido encontrar.
Bueno sigo estudiando y los dejo hasta el próximo informe donde ya con más tiempo espero mostrarles parte de la cultura china.
Les dejo una papita…Como secar ropa cuando se vive en una universidad.

Desde Shangai, China, en exclusiva para La Página del Chere® y el Shock, Gustavo O`Brien, Corresponsal. Edición: Jaime Ceresa M.

Volver a la Página de Inicio>>>

Anuncios