Películas para el olvido, desperdicio de creatividad, el castigo ideal para los niños maldadosos, obras que el sólo exhibirlas atentan contra los derechos humanos, lo peor de lo peor, en SEPTICOOOOO ARTE:

Esta película en su época causo furor. Fue un verdadero éxito de marcheting y taquilla en Estados Unidos, y no por que estos sean tontos, sino porqué la estrategia de tal vez una de las cintas independientes más rentables de la historia del cine, resultó ser su perdición.
Claro, la gran cualidad de esta película estuvo en hacer creer, a través de una simple campaña hecha por Internet, a todo un país que lo que se mostraba a través de confusas tomas con Handycam era real.
Se promocionó así, como una cinta aficionada que fue encontrada por alguaciles estadounidenses en el bosque de Blair en Maryland.
La trama es simple. Tres estudiantes que intentan hacer un documental sobre la fábula de unas brujas que habitan en dicho bosque son atrapados en una serie de situaciones extrañas que terminan en la desaparición de todos ellos.
La formula como cinta de terror es mala, hay que ser honestos, y lamentablemente su única gracia fue el hacer creer que todo era real, digo lamentablemente porque una vez que se estrenó en el resto del mundo, ya se sabía que todo era una excelente estrategia de marketing.
Es difícil analizar una película así, porque técnicamente esta mal hecha, mal actuada, el libreto es una tontera mayúscula y la historia es en extremo básica para el cine, pero en contrapartida uno no puede llegar a impresionarse como una buena estrategia la posicionó como un éxito.
¿Por qué verla? Para entender lo que fue un verdadero fenómeno mediático.

Año: 1999
Duración:86 minutos
País: Estados Unidos
Elenco: Heather Donahue, Josua leonard, Michael C. Williams
Dirección: Daniel Merrick y Eduardo Sánchez
Censura: Mayores de 18 años
Calificación: Un susto.

Volver a la Página de Inicio>>>

Anuncios